Buscan a turista que se lanzó de tanquero cerca del Canal de la Mona

Image

29 de diciembre de 1953

La Guardia Costera continúa la búsqueda del joven de 26 años

Por Léster López Nieves

Image

El turista desaparecido fue identificado como el dominicano Ulises Pichardo de La Rocha, quien viajaba en el tanquero Prometeo junto a dos americanos de la Compañía de Fomento de Puerto Rico, además del vicegobernador, Javier Aguirre, el profesor Adalberto Linares, el empresario sangermeño Oscar Martín y el célebre pianista Pedro José Expósito. (Archivo)

Personal de rescate de la Guardia Costera continúa esta noche la búsqueda del ciudadano dominicano, que presuntamente saltó por la borda la noche del sábado mientras el barco navegaba por el Canal de la Mona.

Pichardo, de 26 años, fue identificado como veterano condecorado de la Guerra de Corea, del Regimiento 65 de Infantería, quien, a eso de las 8:46 p.m., fue visto por otros pasajeros lanzándose al mar a unas 15 millas náuticas al este de la Isla de Mona.

Se desconocen las razones por las cuales se cree que el turista se lanzó desde la embarcación, aunque se piensa que fue por “miedo a un puñado de polvo”.

La embarcación iba rumbo a San Juan para finalizar un viaje de tres meses desde el Pacífico.

Oficiales de la Guardia Costera en San Juan recibieron el reporte sobre el incidente alrededor de las 9:00 p.m. del sábado, y de inmediato enviaron un helicóptero y una embarcación para realizar la búsqueda, se informó en un comunicado.

A eso de las 7:00 p.m. de hoy, el capitán del Prometeo, Eric Samrug, en representación de la compañía de tanqueros New Panamax, indicó que un helicóptero del cuerpo castrense se había retirado del lugar, pero una escampavía continuaba en el área en intento por localizar al individuo.

Samrug no anticipó el tiempo que durará la búsqueda.

La pesquisa en torno a las circunstancias en que el hombre supuestamente saltó al agua la maneja el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Hay que añadir que el tanquero toma el nombre Prometeo de uno de los dioses mitológicos griegos, del grupo de los titanes, que robó el fuego para calentar a los hombres que había hecho de barro. Como castigo, Zeus, rey de los dioses olímpicos, lo encadenó en una cueva, donde un buitre le comía el hígado todos los días mientras se le regeneraba por las noches. Finalmente, Hércules rescata a Prometeo de la horrible condena.

Prometeo es, según la mitología griega, el creador de los hombres. Eran estos hombres muñecos de barro hasta que Zeus les infundió vida con su aliento. Prometeo les llevó el fuego, en contra de los deseos de Zeus. Para castigar a los hombres, Zeus mandó crear la primera mujer, Pandora, y la acompañó con una cajita llena de males. Un mito que nos recuerda Adán y Eva.

En “El fuego y su aire”, de Enrique Laguerre, Prometeo representa el proyecto estadounidense de crear un “nuevo hombre” en Puerto Rico, uno acorde al mercado y la “modernización” capitalista que se llevaba a cabo desde la invasión. Por eso se habla del “miedo de un puñado de polvo” en el capítulo 7. Esta es una muy intrínseca interpretación del mito si tomamos como ejemplo la ilustración de Mary Shelley en su novela Frankenstein, que critica la pretensión científica de los tiempos, de hacer el papel de Dios y crear a un ser humano.

Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s